Atletismo: INÉS MACADAM Y UNA EXPERIENCIA EN ESTADOS UNIDOS

PARTICIPÓ EN BA2018 

(Fuente: The Fartlek; publicada en CADA)

Inés Macadam es una de las niñas prodigio del atletismo argentino. Con 19 años y después de haberse rozado con experiencias sudamericanas y olímpicas (Juegos de la Juventud), desde hace un tiempo decidió aprender y probarse en la máquina más aceitada de la formación atlética, la experiencia norteamericana. Oriunda de General Galarza, Entre Ríos, esta corredora de cross y pista hoy vive y estudia en Ohio, en la Universidad de Tiffin. Hasta la pandemia, realizó una temporada indoor con estas mejores marcas: 2m16s62 en 800 metros (en Saginaw), 2m59s98 en 1000 metros (en Youngstown) y 5m23s45 en la milla (en Tiffin). Además participó en competencias en cross country. De lo que sigue y algo más, de eso habla Inés en este chat.

  • Fuiste parte del proceso Buenos Aires 2018. ¿Qué recuerdos tenés de una experiencia olímpica como esa, y en tu país?

Durante mi carrera en el atletismo tuve la oportunidad de formar parte del proceso Buenos Aires 2018, lo cual fue una gran experiencia, en donde viví momentos que todo atleta desea, tuve varias concentraciones con el equipo en la altura (Cachi, Salta) y también formé parte del Campus en el Cenard. Gracias a todo ese proceso llegue a ser parte del equipo nacional que viajó a los ODESUR en Chile, que también fue una experiencia única, fue como un simulacro a un juego olímpico. Compartir todo con otros atletas de mi misma disciplina y de otros deportes fue totalmente increíble. Te das cuenta que hay mucha gente apasionada en tu país, como vos, y que está dando lo mejor en todo momento. Valoré mucho el ser parte de todo ese proyecto, aprendí y también conocí a muchas personas que hoy en día son mis ejemplos y admiro mucho.

  • ¿Cómo fueron tus inicios en Entre Ríos y quiénes son tus referentes del atletismo tanto nacional como internacional?

Mis inicios en el atletismo fueron en 2016, antes año jugaba al hockey todos los días de la semana y usaba el atletismo como preparación física. Cuando comencé a participar en torneos provinciales y los Juegos Evita me fui dando cuenta que tenía más posibilidades corriendo que en hockey, y fue en donde decidí enfocarme en el atletismo 100%. Fue bastante duro pasar de un deporte grupal a un deporte en el que dependés totalmente de vos y tu mente, este es un deporte que requiere sacrifico y tiempo. Argentinos que admiro son Germán Chiaraviglio, Germán Lauro, Juan Manuel Cano, Noe Martínez y Fiorella Chiappe. Internacionalmente le tengo mucha admiración a Caster Semenya y a Mo Farah, dos grandes.

  • Hace un tiempo que te fuiste a Estados Unidos a estudiar y a vivir una experiencia en el atletismo de ese país, uno de los más exitosos en la formación de temprana edad. ¿Cómo es ser parte de la NCAA y cómo ves al atletismo estadounidense? ¿Qué estudias y cuáles son tus próximos objetivos ahí?

Así es, acá estoy estudiando y entrenando. La verdad es que manejan el deporte con un nivel diferente, desde la organización hasta la infraestructura. Ser parte y seguir su plan deportivo es diferente, competir con atletas de diferentes edades y capacidades es muy motivante. El nivel en Estados Unidos es alto en comparación al nuestro, en todas las competencias incluso las que no son muy grandes podes encontrarte con atletas que corren fuerte. Estoy estudiando Sports Management, es una carrera muy interesante ya que está relacionada con el deporte. Otra cosa que valoro de acá es que tienen organizado todo de manera adecuada .El estudiante atleta no vive una vida a las apuradas o sin tiempo, manejan un sistema para que todos accedan y sean exitosos en sus estudios y siempre intentando brindar a los estudiantes lo mejor.

  • ¿Cómo los afectó la pandemia Ohio?

Al principio al igual que a todos fue una noticia rara y que no entendíamos mucho. Yo siempre lo comparé con la situación de Argentina y nunca llegamos al punto de cuarentena estricta o suspensión de actividades al aire libre. Tomaron medidas pero no extremas, cerraron zonas públicas, como restaurantes o casinos, pero sólo por un tiempo determinado y ahora mismo ya volvieron a la normalidad. Todo está abierto pero respetan mucho el distanciamiento y el uso del barbijo es obligatorio. Por suerte correr siempre estuvo permitido y no lo suspendieron. Al ser un país tan grande cada estado maneja sus leyes, y cómo afrontar esta pandemia depende del nivel de casos de cada lugar.

  • Antes del parte por el COVID competiste en gran forma en una breve temporada indoor ¿Cómo replanteaste tu entrenamiento a partir de la pandemia y cuáles son tus planes para el futuro? ¿Cuál es la distancia que más te gusta?

Sinceramente esta pandemia nos dejó con muchas ganas a todos de seguir mejorando. Venía de correr cross country e indoor, dos eventos que no eran comunes para mí en Argentina. Estaba preparada para la temporada outdoor pero fue cancelada. El cambio para mi fue muy grande; cambiar de entrenador y de planes lleva un proceso de adaptación, requiere tiempo. Yo siempre fui estricta conmigo misma, poniendo siempre lo mejor en el evento que sea. Competir indoor fue muy nuevo: correr en pistas de 200 metros, algunas 300 y techadas fue una locura. En el 800, pasar de dos vueltas a cuatro, psicológicamente afecta un poco. Mi preparación iba hacia la temporada outdoor, por eso no corrí el 800 muchas veces. Bajando del millaje de cross y pasando a pista es una transición importante, por eso comencé con la milla y los mil y después del 800. Lo corrí dos veces, ya encarando la siguiente temporada donde planeaba con mi entrenador participar más en esa prueba. Sinceramente al correr el primer 800 me sentí muy sorprendida porque no esperaba correr ni cerca de mi marca, pero fue un buen tiempo y más en una pista de 200 metros. También tuve la oportunidad de romper el récord de mil metros que la universidad tenía hace 6 años, eso me motivó un montón porque tan solo fue mi primer año en la universidad y a pesar de todos los cambios pude aportar y sacar algo positivo que me mantuvo motivada

  • Planes

Nunca los llego a planear del todo. Intento vivir el día a día, pero pensando en lo que viene y concretando mis objetivos a corto plazo. Estoy muy motivada con el atletismo,el hecho de poder bajar mis marcas y mejorar en diferentes pruebas es lo que más me gustaría. Por eso también estoy acá aprovechando esto como experiencia y aprendizaje , pero al mismo tiempo tengo muy claro el estudio y lo fundamental que es hoy en día. Mi sueño es poder volver a vestir la celeste y blanca sea dentro de poco tiempo o en mayores. Esa sensación de correr para tu país es única y solo los que la vivieron la saben, es inexplicable. Estoy muy enfocada en el 800, siempre fue mi prueba preferida pero estoy dispuesta a intentar otras distancias y adaptarme si hace falta. Tengo muchos años por delante y sé que tengo que estar preparada para cambios.