Básquet: MANU GINÓBILI Y UNA NOCHE HISTÓRICA EN EL RETIRO DE SU CAMISETA DE SAN ANTONIO

IMPACTANTE RECONOCIMIENTO AL ARGENTINO EN LA NBA 

(Fuente: CABB; foto: sitio NBA) 

No alcanzarán las palabras para describir lo que se vivió en una noche de ciencia ficción en San Antonio. Ahí, en la NBA, en la tierra que parecía imposible para los argentinos, uno de los nuestros recibió un homenaje reservado sólo para las leyendas. 

Sí, hablamos de Manu Ginóbili, quien tuvo la ceremonia del retiro de su camiseta N°20 después del encuentro entre los Spurs y Cleveland. Sí, el bahiense ya está inmortalizado en el techo del AT&T Center, el noveno en la historia de la franquicia. Y la noche (o el día, o los días) fueron con una constante pintura celeste y blanca para acompañar el contexto. 

Imágenes en todo el estadio para decorar el ambiente, cientos de hinchas viajando a Texas para vivir el día, el himno nacional argentino en la previa (algo totalmente fuera de lo común de la rutina de un partido NBA)… La noche tuvo varios detalles en la previa. 

Y qué decir de esa mesa de debate en el entretiempo, moderada por Adrián Paenza, en la que la Generación Dorada volvió a jugar a su manera. Luis Scola, Andrés Nocioni, Pablo Prigioni, Fabricio Oberto, Pepe Sánchez, Alejandro Montecchia y Gabriel Fernández, parte del legendario seleccionado nacional, tuvieron su momento en el centro del estadio para contar (en español) anécdotas sobre MG. 

Y después del partido, el momento máximo: Tony Parker, Fabricio Oberto, Gregg Popovich y Tim Duncan tuvieron sus respectivos discursos para agradecerle a Manu, y después Ginóbili conmovió a todos con un rato largo de palabras en donde la emoción recorrió el cuerpo de absolutamente todos. El bahiense se acordó de los fans, de su país, de sus compañeros, de la Selección, de la organización de los Spurs y dejó al borde de las lágrimas cuando agradeció a su inseparable familia, motor de un hombre que rompió todas las barreras que se puedan imaginar. 

Para cerrar, se descubrió la 20 en el techo del estadio. Y se abrió paso a la leyenda de Manu Ginóbili en la NBA.