Columna: CRÓNICAS PANAMERICANAS

Por Hugo Tajes

Columna: CRÓNICAS PANAMERICANAS
En estos días de vacaciones de invierno, está haciendo furor una película de los Minions, unos pequeños seres que tienen por objetivo encontrar al villano más malo para ser sus fieles servidores.
Yo no tengo inconveniente con esto, hace rato que encontré al villano-jefe, que me impone notas y crónicas. En este caso sentenció: “Para nosotros no hay vacaciones, hacete una nota sobre los Panamericanos y que sea buena,eh!!
Así con las directivas de mi villano favorito, realicé este informe sobre la participación de la Argentina en los Juegos.
Cabe acotar que hace poco leí algunos comentarios despectivos hacia los juegos, de periodistas europeos. Comparando su nivel o el interés que despiertan en el público con otros eventos como los Juegos Olímpicos o los torneos Mundiales.
Con el gráfico que preparé y que presento en esta página, se ve claramente la importancia que los Panamericanos tienen para países como el nuestro.
Sólo en una ocasión, en el primer juego disputado en Buenos Aires en 1951, nuestro país obtuvo el primer puesto ganando ese panamericano. En ese juego y en el disputado en Mar del Plata en 1995, se pasó el centenar de medallas obtenidas. Únicamente en los que fuimos locales pudimos alcanzar ese logro.
En los 3 primeros juegos, Argentina se ubicó en los dos primeros lugares, pero a partir de allí fue decayendo, hasta llegar en Ciudad de México 1975 a la peor cosecha de la historia, con sólo 3 doradas y un total de 15 preseas.
Sin embargo  no se trató de  la peor ubicación. Fue la que se dió en los 3 últimos juegos, Santo Domingo 2003, Río de Janeiro 2007, Guadalajara 2011 y que había sucedido también en Caracas 1983. En todas estas ocasiones sólo se alcanzó el 7° lugar.
Por eso las preparaciones para los Panamericanos deben ser de primer nivel, no deben tomarse; como en algunos casos; cual meros clasificatorios para los Juegos Olímpicos. El Panamericano es nuestro Juego olímpico por posibilidades. Aquí hay chances concretas de medallas, de cumplimiento de objetivos, de preparación para el logro con posibilidades ciertas.
En alguno de los Panamericanos, parecía ser el torneo de EEUU contra el resto del mundo, tal la disparidad entre medallas obtenidas. Sólo la Argentina en 1951 y Cuba en 1991; ambos como locales; lograron arrebatarle el primer puesto a los norteamericanos.
Este año nuestro país logró pasar algunas barreras en estos juegos de Toronto. Superó las 1000 medallas en total, pasó las 300 en plata, dejó atrás las 400 en bronce y quedó a un paso de las 300 en oro.
Cuando aún restan por disputarse disciplinas que seguramente seguirán sumando medallas, debemos tener en claro que es fundamental la preparación para estos juegos, los objetivos de mejora deben estar ligados a los Panamericanos, ya que los Juegos Olímpicos son el paso siguiente, debemos tener en claro esto para no caer en el error de saltear etapas y objetivos.
Con ver el gráfico que les dejo a continuación, queda claro hacia donde debemos apuntar en pos de mejorar nuestro rinde deportivo.
(Las medallas de Toronto, son las obtenidas hasta la fecha, 24 de julio de 2015)
PANAM