Fútbol masculino: EN EL INICIO DE LA COPA AMÉRICA, ARGENTINA «SE DUERME» EN EL DEBUT ANTE CHILE
Otro empate con Chile. Con Messi no es suficiente. FOTO: AFA

Fútbol masculino: EN EL INICIO DE LA COPA AMÉRICA, ARGENTINA «SE DUERME» EN EL DEBUT ANTE CHILE

La Selección Argentina sacó un tibio empate con Chile. Tras un lúcido primer tiempo en el que gozó de varias situaciones y un regular desarrollo que coronó con un golazo de Messi, salió con displicencia a jugar el segundo tiempo. En una jugada dudosa y polémica que el VAR decretó penal y Chile empató el partido y el marcador no se movió.

Por Ezequiel P. Pernica (Agencia VEIEM 360) para Deporte Argentino Plus

Hay empates que saben a victorias y empates que saben a derrotas. Despende de como haya sido el desarrollo del encuentro, se puede ver el vaso lleno o medio vació. En el caso de Argentina, sin dudas es un empate que sabe a derrota. No solo porque es el tercer partido consecutivo en el que la Selección comienza ganando y se lo empatan (De estos tres, dos fueron ante Chile) sino que se incrementan los partidos en los cuales la albiceleste no pudo imponerse en el resultado al equipo transandino.

Más aún, después del muy buen primer tiempo del que gozó el equipo de Lionel Scaloni. Cómodo, peligroso y armonioso, tuvo en Lo Celso y Nicolás González las situaciones más peligrosas del partido, exigiendo una y otra vez a Claudio Bravo. Argentina hacía todo bien excepto en el marcador, hasta que llegó Messi con una pelota parada para colocar la pelota al ángulo superior izquierdo. La Selección se marchaba al descanso con un gol de ventaja y prometía un segundo tiempo de emociones.

Son eternos los laureles, en los que nos supimos dormir

Ya en la segunda parte, la albiceleste salió a jugar el complemento después de haber dormido una siesta en un cálido domingo. Cedió terreno y Chile aprovechó una ingenuidad defensiva con una avivada por parte de Vidal a los 53′ que buscó el contacto con Tagliafico cuando el balón ya no estaba en juego. Wilmar Rodan pidió VAR y después de ver la jugada infinidad de veces cedió. Arturo pateó pero «Dibu» Martínez atajó el disparo pero Vargas se encargó de empatar el partido.

A partir de allí, Argentina buscó más con empuje y corazón que con ideas y claridad. Paredes y Lo Celso se diluyeron y no aportaron la claridad del primer tiempo. Los cambios no aportaron mucho. Di María, Agüero, Molina y Joaquín Correa ingresaron pero no aportaron lo que el combinado nacional necesitaba.

Argentina fue más y mereció ganar. Sin embargo, es imperativo corregir esta serie de desaciertos defensivos que les viene costando varios puntos en el camino, sobre todo en Eliminatorias. También, corresponde corregir inmediatamente la falta de intensidad a mitad de partido, por qué la Selección se desenchufa luego de de brindar buenos momentos. Argentina está a medio camino, una renovación generacional liderada por Messi que del medio para arriba ilusiona y abajo preocupa. Con trabajo e ilusión, Argentina debe seguir este camino, porque ya lo sabemos desde hace mucho, con Messi solo no alcanza.