Fútbol masculino: ARGENTINA GANA CON SOLVENCIA FRENTE A VENEZUELAY ENFRENTARÁ A BRASIL

A fuerza de prueba y error, la Argentina encontró su mejor funcionamiento a nivel colectivo en esta Copa América. Con un Lionel Messi que aparece de a fogonazo y sin ofrecer su mejor versión, la Selección se impuso 2-0 con goles de Lautaro Martínez y Lo Celso, y avanzó a semifinales en donde le aguarda Brasil.

(Por Ezequiel P. Pernica –  Agencia VEIEM 360 para «Deporte Argentino Plus»)

La era en que se rezaba porque aparezca Lionel Messi para que Argentina se encienda parece haber quedado atrás. O bien, al menos, aparecen otro nombres propios en lugar de los del capitán, tan necesitado por sus compañeros en ciertos períodos anteriores. El empuje y la presión del joven Lautaro Martínez vienen dando resultado para empezar los partidos anteriores. Golpeó ante catar en el momento justo y antes de los 10′, desvió un remate de Agüero con un taco de lujo que desorientó a Fariñez.

Lautaro encuentra el gol en el amanecer, una vez más

Al igual que Martínez, quién no era del once inicial al arrancar esta competición continental, Rodrigo De Paul llegó a convertirse casi en una pieza clave y din dudas es la revelación de este ciclo. Polifuncional y adaptable conforme lo amerite las necesidades del equipo, ingresó en el debut ante Colombia desde el banco y no volvió a dejar el once inicial. El otro nombre es el de Marcos Acuña, otro ex Racing que tuvo su lugar ante Catar y aportó explosión y verticalidad sobre la banda izquierda, además de ser ayuda constante para Tagliafico.

Argentina va hallando el equipo poco a poco. Al Kun Agüero le tocó salir en el segundo partido y compartir delantera con Lautaro por pocos minutos ante Paraguay. Pero en esos breves instantes, Argentina fue de lo mejor a nivel ofensivo. No ha sido corto el camino para hallar la mejor versión en esta edición de la Copa América. Los ensayos y los errores permitieron pulir un equipo que estaba todavía en construcción… y todavía lo está.

La Selección dominó a Venezuela de principio a fin y pudo desarrollar varias situaciones de gol que no pudieron facturarse en el segundo gol hasta ya avanzado el reloj. Lo intentaba Otamendi de cabeza tras uno de los muchos tiros de esquina a disposición del conjunto austral y después lo tendría Pezzela, luego de un pase de Messi, en el que el defensor careció de dominio y no pudo sellar el segundo.

En el peor momento, llegó el alivio

Ya en el complemento, Lautaro se quedaría con la miel en los labios cuando, por medio de una contra, logró hacerse el espacio y rematar a portería, aunque a diferencia del primero, la mala suerte le negaría el grito cuando el travesaño le dijo que no.

Mientras Armani salvaba a la Selección, y Venezuela atravesaba el mejor momento del encuentro, De Paul se llevaría la pelota al presionar en mitad de cancha y dominaría el esférico hasta tres cuartos de cancha. El volante le cedió el esférico al Kin, que remató a portería y provocó el rebote de Fariñez para que Lo Celso (recién ingresado) marque el segundo y definitivo gol de Argentina.

Sin dudas, el funcionamiento del equipo en la tarde de río de Janeiro, ha sido la mejor hasta ahora. Ahora hay que viajar a Belo Horizonte para enfrentar a Brasil. ¿Será suficiente para derrotar a un clásico rival? Por supuesto que no. Sin embargo, todavía la mejor carta no fue jugada, o no repercutió de la manera que se espera. Será el momento en que Lionel Messi tiene que aparecer, de bajo rendimiento en esta edición. Después de todo, Argentina lo necesita si quiere aspirar a ganar el tan ansiado título que se le niega desde el 2007.