Fútbol: LA RULETA RUSA CONTINÚA … SAMPAOLI SIGUE

La Asociación del Fútbol Argentino confirmó la continuidad de Jorge Sampaoli al mando de la selección nacional. El DT continuará al frente del combinado argentino y se hará cargo de dirigir a la Sub 20 en el torneo COTIF L’Alcúdia a celebrarse a partir del 28 de julio en Valencia.  Matías Sartori (Agencia Veiem 360) | Este martes se celebró la tan esperada cumbre de la AFA encabezada por su presidente, Claudio Tapia, y su vicepresidente, Daniel Angelici y DT de la selecció, Jorge Sampaoli. El borrador de la reunión marcaba un anuncio firme, frío e indeclinable con un mensaje conciso y nítido: Sampaoli dejaba de ser el DT de la selección argentina. El motivo se podrían enumerar en varios puntos en concreto y no es justamente la eliminación en octavos de la Copa del Mundo de Rusia. Volver a casa de manera prematura supone la consecuencia y no la causa. Porque entre medio de cada viaje, entre Ezeiza, Barcelona, Bronnitsy, Moscú, Niznhi y San Petersburgo hubo más turbulencia que destinos. La lista de convocados. La falta de liderazgo. La ausencia de una idea de juego. La carencia de una esencia futbolística. La improvisación constante. La pérdida de liderazgo. El vestuario indomable. Los cambios de esquema espontáneos. La no reacción durante cada encuentro. La falta de explotación de jugadores. La sombra de Messi. Tapia y Angelici recopilaron cada pelotita de papel desde el tachito de basura en donde estaban enumerados los motivos del futuro sentenciado de Sampaoli. Borradores que sirvieron para encarrilar una reunión y emplear así el discurso que en los pasillos de la Asociación del Fútbol Argentino se susurraba. La despedida de Sampaoli era un hecho. Un secreto a voces. O un anuncio a gritos potenciado por la prensa. Sin embargo, en el país de nunca jamás en el que habita la AFA, todo puede pasar. Lo irreal se hace realidad. Lo impensado se transforma en idea. Y entre lo malabares de los despachos circenses volaba entre las bolas de colores una efímera idea por los aires. La continuidad de Sampaoli. Cuando creían que el espectáculo había terminado, cuando acabaron los malabares, le pelotita que quedó en la mano izquierda parecía tener dentro la decisión en ese azar de posibilidades. Como algunos cambios en el Mundial, como algunas ausencias en la lista de convocados, como en las modificaciones improvisadas de cada equipo y de cada esquema, la decisión del futuro de Sampaoli también parecía producirse por obra de la magia o de la suerte. Y en la galera de la AFA otra vez sacaron un conejo para la sorpresa de la gente. Sampaoli sigue. Para la mayoría inexplicable. Sin cuerpo técnico, con medio equipo distanciado con el entrenador, con la falta de confianza de la Junta Directiva. Como si de un cuento de hadas se tratara, la historia casi surrealista de la selección en las últimas semanas sigue escribiendo páginas. Y al parecer, todavía no se han hecho las doce en el reloj de un  entrenador que continúa en su historia de fábula. LOS MOTIVOS Cierto es que despedir al entrenador procedente del Sevilla supone un desembolso de 8.264.000 dólares. Cifra que parece, y solo parece, haber servido como único hilo de esperanza para un Sampaoli que no barajó entre sus cartas la opción de la renuncia. No quiso seguir la ruta de Sebastían Beccacece, Nicolás Diez y Martín Bressán quienes rescindieron sus respectivos contratos. Ejercer el despido de Sampaoli se traduce en un desembolso digno de replanteamientos. Más aún en el presente que atraviesa la máxima entidad nacional del fútbol. La buena voluntad de hacerse cargo del equipo representativo Sub 20 para competir en el próximo compromiso internacional en el torneo COTIF L’Alcúdia a celebrarse a finales de mes en la pequeña localidad valenciana también ha servido de gesto de honestidad. Otro motivo que suma en la ecuación de los dirigentes. La falta de candidatos para su reemplazo también es otro motivo que obliga a la continuidad de un Sampaoli que a pesar de haber perdido el control y el poder de un equipo hundido, sigue en el cargo. Los Gallardo, Pochettino, Simeone viven horas buenas en sus respectivos clubes y, lejos de haber voluntad por ambas partes, la AFA tampoco quiere ejercer el pago de cualquier cláusula como ocurrió con el Sevilla. Sampaoli sigue. Quizás por orgullo. Quizás porque no existe otra solución. Porque la AFA no tiene el dinero que debe pagar por su despedida y por la falta de candidatos. La ruleta rusa continúa en la selección. Foto: AFA