Notas: GABRIELA SÁNCHEZ, «MADRE DE ELITE» EN EL HOCKEY CÉSPED

Notas: GABRIELA SÁNCHEZ, «MADRE DE ELITE» EN EL HOCKEY CÉSPED

(Gentileza: programa de radio «Deportivamente», cronista Vanesa Insinga para «Deporte Argentino Plus»; foto: redes sociales FeVA) 

En el programa de radio «Deportivamente» que se emitió por MG Radio el día domingo 18 de octubre, habló Gabriela Sánchez habló de ser madre y jugar en el máximo nivel del hockey sobre césped. También un concepto de su hija Belén, jugadora de hockey. Aquí lo más destacado de la nota. 

 

Fuiste madre y seguiste jugando al máximo nivel, ¿Qué recordás de aquella época y cómo te las arreglabas para ser mamá y al mismo tiempo tener el rol de capitana del seleccionado nacional? Es decir, ¿se puede ser mamá y deportista de alto rendimiento a la vez?

Yo creía que no hasta que nació Belén. Me di cuenta que necesitaba jugar. Volví a jugar para el club. Belén nació en el 91 y en el 92 se inauguró la cancha que tenemos y ahí jugamos la copa de honor hacia fin de año y me vio Chiche Mendoza que era el entrenador de la selección y me dijo de volver. A mi realmente me sorprendió porque nunca había pensado de volver y se lo agradecí toda la vida porque fueron los mejores años de selección, subimos al podio en casi todos los torneos que jugamos. Se hacía difícil dejar a la bebe para ir a entrenar pero contaba con el apoyo de mi esposo Jorge, de mi mamá, mi papá y mi hermana, que la cuidaba un montón. Gracias a ellos no falté a ningún entrenamiento. Jorge me acompañaba con belén a los torneos. Belu después era la mascota del equipo, estaba con nosotras en el vestuario, se llevaba su bolsito, se bañaba con nosotras y elongaba después de entrenar.

 

¿Cómo sos como mamá de deportista con tus hijas que son deportistas y practicaron el mismo deporte? ¿Cómo sos en la tribuna?

Es muy difícil. Toda la vida fui muy exigente conmigo misma y con todos, con mis compañeras, con los árbitros, con las rivales, con el público. Es el día de hoy cuando voy a ver a Mili, que es la más chica y sigue jugando, soy muy crítica, no solo con ella, también con los padres de la tribuna. Más de una vez tuve que intervenir para que se callen porque estaba mal lo que estaban haciendo. Pero me encanta y participo un montón estando afuera. 

 

Trabajaste para hacer crecer el hockey de Liceo Militar y jugaste en Primera. Declaraste en una nota en el 2007 que estabas feliz jugando con tu hermana y querías jugar en 1ra con Belen, tu hija mayor. Y se cumplió el deseo porque en 2008 y 2009, Belén jugó en primera con edad de 5ta. ¿Qué sensaciones o recuerdos podés traernos de ese momento?

Creo que lo disfruto más ahora a la distancia que en el momento. Porque en ese momento estaba re metida en el partido. Realmente la relación que tenemos como madre e hija es maravillosa pero tenemos formas muy parecidas de ser las dos y teníamos muchas discusiones dentro de la cancha. Mi hermana era la entrenadora y yo le decía “SACALA” y ella no la sacaba porque Belén era la goleadora, hacía 3-4 goles por partido, era una genia. La verdad fue hermoso, no se si hay muchas madres que hayan jugado con sus hijas en primera pero estuvo buenisimo.

 

Hay fotos que recorrieron las redes, tomadas en Atlanta 96 cuando entrás a la cancha de la mano de la “mascota” que es tu hija Belén. Primero, contanos cómo te aprobaron hacerlo y después qué sentís al verla años después.

La verdad que fue maravilloso poder tenerlos a ellos, sobre todo porque no fueron los resultados como esperábamos. Pero la apertura que tuvo Chiche Mendoza y todo el equipo técnico, nos permitió que Jorge y Belén participaran casi permanentemente. Si bien en el juego olímpico estábamos nosotros en la villa olímpica, Jorge y Belén estaban una hora y pico en auto alojados, pero tenían credencial como familia olímpica y teníamos lugares en común para juntarnos. Nos juntabamos mucho y compartimos un ratito. En la cancha a Belén la veía recién cuando terminaba el partido, que me permitían que entrara, pero la verdad que fue el cuerpo técnico que nos dio la posibilidad de tenerlos cerca. Después de ahí se tomó como modelo. Se dio el caso de una jugadora alemana que fue mamá y volvió a la selección. Pidió permiso citando mi caso para que la dejaran llevar al bebe y desde la Confederación Alemana le dijeron que sí. Después vino Vanina Oneto con su hija en Atenas. Ahora Carla Rebecchi con su hija. Realmente hubo una apertura muy grande para las jugadoras que son madres, para darles la posibilidad de que sean excelentes deportistas y sigan compartiendo con su familia. 

 

BELÉN (su hija) HABLA DE GABRIELA: “¿Qué es tu mamá para vos? Yo no sé si hay una pregunta más difícil de responder. ¿Cómo explicar lo que significas para nosotras? Voy a citarte cuando siempre nos decís ‘si querés saber cómo es una persona, tenés que verla jugando un partido’. Creo que no hay mejor definición para vos que cómo eras dentro de una cancha: noble, generosa, humilde, talentosa , fuerte, perseverante, el motor del equipo y de nuestra familia. Siempre estás ahí acompañando y empujando un poquito si lo necesitamos. Sabemos con Mili que hagamos lo que hagamos y vayamos a donde vayamos, siempre vas a estar ahí bancando. Cómo te digo siempre, somos lo que somos porque vos nos hiciste así. Hay una frase que te grabamos para tu cumple y te la quiero recordar, que dice que todos los que te conocemos o hemos compartido con vos alguna circunstancia de la vida nos vimos influenciado porque nos dejaste una marca en el corazón porque ese es tu don y todos coincidimos en ese sentimiento hacia vos que es que te amamos. Me gustaría que se sepa que fuiste a la primera jugadora de un seleccionado que volviste a jugar a ese nivel siendo mamá y que después jugadoras de otras selecciones te tomaron cómo ejemplo, porque siempre hiciste todo bien, organizado y equilibrando tu vida profesional, entrenando a ese nivel, siendo la capitana y siendo una de las más importantes y teniendo una familia y una hija tan chiquita».