Hockey césped: ENTREVISTA A SERGIO «CHACHITO» VIGIL (primera parte)

UN REPASO DE SU CARRERA COMO JUGADOR Y ENTRENADOR HASTA LLEGAR  A LA ACTUALIDAD ARGENTINA

(Gentileza: programas de radio «Sobre La Bocha» y «Deportivamente»; informe: Fabian Simon para «Deporte Argentino Plus»: fotos Instagram: «aymarlucha», «vaninaoneto», «popociolfi», «gabrielminadeo», «cachovigil1965»)

En la emisión cuarta de los programas de radio «Sobre La Bocha» y «Deportivamente» emitidos el día domingo 29 de Marzo del 2020 por MG Radio, se hizo presente por primera vez en ambos ciclos el gran entrenador Sergio «Cachito» Vigil, quien habló sobre la actualidad de la pandemia en la Argentina. Aquí lo más destacado de sus palabras.

-En este tiempo tan difícil con el tema del aislamiento, ¿Cómo lo estás viviendo? 

«Me genera incertidumbre, temor, quiero que las personas estén bien, pero no solo las más allegadas, sino todas las personas que en este momento habitamos este mundo. Esta incertidumbre y este dolor pasa por ver a tanta gente que se nos va yendo y también a un virus que nos ha atacado fuertemente y que todavía hay muchas cosas que no se saben de él. Este aislamiento nos trae un fuerte acercamiento con nuestros seres queridos y un poco de aislamiento de algunas otras cosas que no se si son tan esenciales, empezamos a conectarnos de otra manera y comunicarnos internamente con nosotros mismos.»

-En estos momentos donde los líderes son una buena vía de comunicación, vos sos un líder natural en River y esta situación muchas de las chicas no la vivieron, ¿Cuál es el mensaje que les diste y que le dirías también al resto de los argentinos?

«Yo creo que a todos se nos hace complicado llevar adelante el liderazgo de nuestros equipos, familias y de nosotros mismos, porque creo que ha aparecido tanto miedo en los medios por diferentes canales. Mucha gente que ha hablado mucho y ha dejado bien en claro como transitar este momento. Se han tomado medidas muy importantes y a tiempo. Me ha sorprendido en que cada uno de los grupos, los chicos empezaron ellos mismos a tomar recaudos, a tomar conciencia, a pedir ayuda y muchas veces el conductor comete el error de ser el que empieza a repartir el mensaje y a mí me encanta generar espacio para que ese mensaje se reparta entre todos, porque de esa manera tiene mucha más fortaleza e identidad. El otro día el coach de River, Nicolás Álvarez Rodríguez, preguntó en el chat del grupo: “Chicas, díganme la emoción con la que están en este momento, pero no vale decir si están bien o si están mal, exprésense” y que cada día que te levantas, puedas escribir y hacer un emoticón de la emoción donde estas, pero captarla y escribirla.»

-¿Creés que ésta pandemia es el conductor para que de una vez por todas haya igualdad de clases?

«Ojala que esta pandemia provoque eso. Siempre pensé desde chico, y me pasaba cuando iba a misa, que por ser cristiano iba a salvarme, entonces cuando iba a mi casa, decía: “¿Por qué las personas que tienen otros credos no se iban a salvar? Y bueno, con el tiempo me di cuenta, que más allá de la religión, hay algo más fuerte, que es la espiritualidad, y me di cuenta que todos nacemos en diferentes circunstancias. Lo que encontré es que las circunstancias van a ser diversas para todos, pero hay muchas cosas que tienen que ver con la oportunidad, con el apoyo esencial para estudiar, trabajar, para ser atendido por alguien. Igualdad, es la posibilidad de ponerte frente al otro y decir, somos iguales, somos pares. Yo creo que este virus, sin dudas, nos tiene que hacer pensar mucho. Este aislamiento es para elegir un mundo diferente, que sea de respeto hacia el otro y armar equipos de trabajo, la pobreza más grande que teníamos es de espíritu.»

-¿Estás al tanto de que sos un ejemplo para un montón de entrenadores? 

«Del deporte he recibido cosas muy lindas a través de las redes. Siento ese afecto y esa cercanía, me endulza y me genera entusiasmo y mucha responsabilidad para seguir emprendiendo este camino. Cuando le hablaba a los equipos, pero no solo desde lo deportivo, yo quiero formar campeones de la vida, pero esos campeones de la vida que no sean solo para el deporte sino, que se enfrenten a todos los tipos de emociones y que elijan lo que quieren hacer, que sean los que siempre traten de retomar el camino. En este caso, por ejemplo, a “Las Diablas” de Chile, que no jugaron ni mundial ni juego olímpico, nuestro primer objetivo fue la formación de deportistas olímpicas y mundialistas, en acciones invisibles y visibles, técnicas y tácticas, físicas y mentales, emocionales. Y toda mi vida lucho por esa gran copa, y esa gran copa es convertirnos todos los días en campeones de la vida, pero no expones el título cada vez que te levantas, sino que expones lo construido. Todos los días uno busca ser campeón de la vida, nunca defiende el título, siempre lo vuelve a generar.»

-¿Qué es lo que más te sedujo de la dirección técnica? 

«Ser entrenador, ser maestro, ser entrenador en la alta competencia y a mí lo que me seducía era estar en desafíos humanos con personas en la alta competencia y ¿Por qué en la alta competencia? Porque en la alta competencia está el mundo de las tentaciones, donde todos los días te expone y para mí la vida, es exponerse y desde muy chiquitito tuve la suerte de tener, cuando empecé, a una persona que es mi primo el Topo Cicileo y a mi hermano. El Topo es entrenador de hockey y mi hermano entrenador de rugby y mi prima jugaba al hockey y un día nuestros padres nos llevaron a jugar hockey al Club Ciudad de Buenos Aires y nos recibió un entrenador que se llamaba Pedro Chamorro y a mí me marcó, era un maestro de campaña, de escuela de frontera, tenía espíritu enseñando hockey, tenía una empatía única. Y a la mayoría de los chicos de Muni de mi camada, los entrenó Pedro y hoy en día son entrenadores. Luego, Enrique Osella me entrenó en el equipo D de Muni y me dio seguridad y afecto y un día me dijo VOS VALES y lo que jugaba era apasionado, pero me di cuenta de que pensaba el juego y lo sentía, pero me puso una mano en el hombro y me dio esa confianza y a mí me marcó para toda la vida. Después tuve a Marcelo Garraffo cuando tenía 15 años, era nuestro ídolo del club y nos entrenó a todos los que nombré antes y nos despertó el espíritu olímpico y nos habló del mundial también

-Todos sabemos lo que significa para vos la familia y Muni, que es el club que te vio crecer, ¿Qué es lo que sentís cuando ves a Thiago jugar hockey? 

«Thiago eligió por sí solo, sin ningún tipo de imposición, un deporte que amo, jugar en un club que amo y desarrollarse con seres humanos. Siento que Thiaguito está desarrollando algo que es hermoso, que ama a sus compañeros, ama jugar con sus compañeros, le encanta luchar por algo con sus amigos, para él sus amigos son todo. Me encanta verlo pensar, me rememora un montón de cosas porque yo en esa etapa me sentía chiquito y Thiago está en una categoría donde varios chicos ya se han desarrollado y él está en vías, pero también me encanta ver que teniendo esa limitación que es parcial, porque es hasta que se desarrolle bien, él está desarrollando otras cosas que tiene que ver con la búsqueda y siento felicidad por ver a un chico y a un deportista que su mayor talento está siendo la espiritualidad y el pensamiento. Me encanta verlo cuando se pone contento y me habla y me cuenta todo, es muy detallista y trata de buscar mejorar las técnicas. Me encanta ese espacio para ir a verlo entrenar, jugar junto con Marce, mi esposa, y junto con las otras familias que disfrutamos el crecimiento de nuestros chicos.»