Notas: YAEL CASTIGLIONE, MADRE Y VOLEY DESDE BRASIL

LA EX PANTERA ESTÁ JUGANDO EN BRASIL

(Gentileza: programa de radio «Deportivamente», cronista Vanesa Insinga para «Deporte Argentino Plus»; foto: redes sociales FeVA) 

En el programa de radio «Deportivamente» que se emitió por MG Radio el día domingo 18 de octubre, habló Yael Castiglione de su rol de madre y de jugadora de voley al mismo tiempo. Aquí lo más importante de la nota. 

 

¿Cómo estás viviendo este año tan raro con la pandemia? Y ¿cómo lo llevan con los niños, Emma y Thiago?

La verdad es que tuvimos suerte, porque la pandemia no le trajo suerte a nadie, pero en este país las cosas se manejaron distintas con la cuarentena. Así que, para nosotros, el hecho de tener chicos para nosotros fue un “beneficio” porque teníamos ciertas libertades para al menos salir a dar una vuelta manzana. Así que, no fue tan grave el hecho de tantos meses de cuarentena pero sí por supuesto la costumbre a los cuidados. Es un aprendizaje para todos, lastima para los chicos que crecen ya pidiendo alcohol en gel cada 30 segundos, pero ya le iremos explicando con el tiempo. 

 

¿Cómo viviste el ser madre? ¿fue y es cómo te lo imaginabas?

Es una buenísima pregunta porque nunca me imagine tener mellizos. Así que fue toda una experiencia extremadamente desafiante porque no tenemos a mi familia, no teníamos amigos en ese momento porque recién nos mudamos. Fue bastante estresante nuestro primer años cómo padres pero es una experiencia hermosa que por supuesto volvería a repetir si fuera necesario, que no va a ser el caso igualmente. 

 

¿Cómo es ser madre deportista? ¿cómo se organizan con los nenes y tus entrenamientos y partidos?

Hoy es muchísimo más llevadero que lo que fue el año pasado que eran más chicos. Igualmente siempre remarco que si Marcus pudiera dar la teta, hace todo exactamente lo que haría una madre, pero no cuenta con esa posibilidad. Tener un padre tan presente y tan compañero, que entienda como funciona el mundo del deporte y esta profesión hizo que sea mucho más fácil porque me sacó muchísimo trabajo del día a día para que yo también pudiera ocuparme de mis obligaciones deportivas. 

 

¿Alguna anécdota divertida que hayas vivenciado en estos dos años que llevas como mamá?

La primera semana de vida de ellos. Los chicos cuando nacieron estuvieron en neonatología una semana, después de que me dieron el alta ellos se quedaron allá. Los primeros días yo iba en determinados horarios porque todavía no me había bajado bien la leche, y cuando me empezó a bajar estaba re contra mil ilusionada de que le iba a dar mi leche. Me sacaba leche y le llevaba para que no le den leche de fórmula y estaba en esa locura de ir y venir del sanatorio todos los días. Hubo un día que tuve una producción un poco más alta de lo normal y lo saqué a Marcus de su partido de fútbol y le dije “dale, vamos, que llegamos a darle la leche del mediodía de mi leche, así no tienen que darle leche de fórmula”. Él salió corriendo del partido de fútbol, armamos las viandas, armé todo y salimos corriendo al hospital. Cuando llegamos allá, toque la puerta con la leche en la bolsita térmica, la enfermedad me dijo “mamá te olvidaste la leche”. Fue la primera derrota cómo padres, Marcus dice que fue peor que perder una final olímpica. Así que volvimos a casa a buscar la leche que había quedado en la heladera y nos tuvimos que resignar a volver más tarde. 

 

En una frase: SER MADRE ES… 

Intensidad. En todos sus sentidos. Todo lo que hagas con ellos y sin ellos también. En el amor y también en el trabajo que nos da.