Sección «Historias»: ATENAS 1896, PRIMEROS JUEGOS OLÍMPICOS DE LA MODERNIDAD

GRECIA RECIBIÓ EL EVENTO INTERNACIONAL  

(Por Patricio Pudenti Pasini para «Deporte Argentino Plus»; foto: eldescmarque.com; elcomercio.pe,)

Hace ciento veintitrés años, entre el 6 y 15 de abril de 1896 se reunieron 241 atletas en Atenas, más precisamente en el Estadio Panathinaikos. Allí se disputaron los primeros Juegos Olímpicos de la modernidad, impulsados por Pierre de Coubertin. Los deportistas fueron todos hombres, las mujeres no eran aceptadas en el movimiento.

Nueve disciplinas formaron parte de un evento que superó todo tipo de expectativas en la época. Todas ellas siguen presentes hoy en día en el olimpismo: atletismo, ciclismo, esgrima, gimnasia, halterofilia (levantamiento de pesas), lucha, natación, tenis y tiro. Muchos de estos deporte fueron mutando hasta el día de hoy, reglamentos y técnicas propias de cada actividad. Vamos a repasar algunas curiosidades que dejaron los atletas en aquellos Juegos Olímpicos.

Se corrían los 100 mts llanos y de las gradas bajaba un murmullo intenso. Los espectadores no podían creer que el estadounidense Thomas Burke estaba agachado con una rodilla en el piso antes de largar. Claro está que en ese momento la partida era de pie y no se conocía otra técnica. Burke ganó la prueba, 12 segundos para cruzar la meta. Los jueces y el público confundidos y sorprendidos por la magia de antaño del entretenimiento deportivo.

El 7 de abril en el estadio tuvo cita la competencia de halterofilia. Un deporte todavía muy joven, distinto al de ahora. Elliot de Gran Bretaña y Jensen de Dinamarca llegaron a levantar el mismo peso máximo. Uno de los jueces, el rey Jorge de Grecia, decidió que el danes lo había realizado con mejor estilo y era el campeón. La delegación británica no se cruzó de brazos y protestó. Se otorgaron más intentos a ambos pero ninguno se superó. Jensen fue elegido ganador.

En la lucha, casi todos los atletas eran especialistas en otras pruebas. A excepción de dos luchadores griegos. Carl Schuhmann, campeón en gimnasia, se enfrentó al antes mencionado Ellliot, levantador de pesas. Schuhmann pasó a la final en donde enfrentó al luchador Georgios Tsitas. El duelo consagratorio duró más de cuarenta minutos y por la caída del sol se debió continuar al dia siguiente. Finalmente el gimnasta se colgó la plata (el ganador obtenía de plata y el segundo de cobre).

En la costa griega esperaban los nadadores a un barco que los dejaría mil doscientos metros mar adentro. El primero en volver a la orilla ganaría pero antes debían navegar por aguas muy frías y turbulentas. El húngaro Alfred Hajos fue el más veloz, ese mismo día también ganó los 100 mts. Luego de la carrera confesó que nadó más para sobrevivir que para ser campeón.

Aquellos juegos fueron un éxito. Cada cuatro años se propusieron realizar ese evento deportivo en Atenas. Tras una iniciativa de Coubertin eso se modificó y los Juegos Olímpicos recorren el mundo hasta el día de hoy. Esta vez los cuatro años estimados parece que serán cinco pero con mucha duda. Tokio puede no llevarse a cabo pero el deporte y el movimiento olímpico perdurarán.