Tenis: BAGNIS IRÁ POR SU SEGUNDO CHALLENGER BA ANTE NAGAL

Bagnis vuelve a disputar la final como en 2016. FOTO: ALE DEL BOSCO.

Facundo Bagnis superó al tercer favorito y actual top 100, Leonardo Mayer por 6-2 3-6 y 6-3. Ahora, el ex medalla de oro a nivel panamericano intentará repetir éste domingo lo realizado en 2016, cuando se proclamó campeón aquí mismo en el Challenger de Buenos Aires. 

Por Ezequiel Pablo P. Pernica (Agencia VEIEM 360) para DAP

Era 2016 y Facu venía de haber competido en los Juegos Olímpicos tras proclamarse campeón panamericano el año anterior en Toronto. En éste mismo lugar, el Racket Club de Buenos Aires, le ganó al belga Arthur De Greef y logró el Challenger en su propia casa.

«Me siento muy lejos de aquel 2016», le dijo Bagnis a éste medio tras su riunfo en primera ronda ante el uruguayo Martín Cuevas en la segunda ronda por 6-4 y 6-2. Sin embargo, ese fue el primer paso de un nivel que iría en ascenso. En los días venideros vendrían los triunfos ante el brasileño Felipe Rodrigeues Alves 6-4 y 6-1; y frente a Agustin Velotti por 6-3 y 7-6 (1).

En las semifinales, le tocó enfrentar al tercer favorito y preclasificado, Leonardo Mayer. El rosarino, se quedó con la primera manga ante su rival que terminó cansado en su partido de ayer ante Ficovich, y entró frío a su choque de semis.

Ya en el segundo set, El «Yacaré» tiró por todo lo alto su experiencia y oficio para quedarse con la segunda parte e ir a por el set definitivo 6-3. Finalmente, en el tercero, Bagnis logró quebrar el saque del correntino y ponerse por delante 4-3 y una vez más para cerrar el partido.

Ya en la final, confesó de que si bien no está en el nivel de aquel 2016, está un poco más cerca que al principio de la semana. «No he cambiado de opinión… si siento que estoy más cerca que aquel primer partid. Hoy sentí una gran diferencia con respecto a los otros días y necesitaba ese plus de tenis porque contra Leo (Mayer) no iba a ser posible», confesó.

Ante Sumit Nagal, la revelación del torneo

Facundo Bagnis (166) enfrentará al Sumit Nagal (161) para revalidar el título obtenido en 2016. El hindú fue la revelación del torneo, no sólo por nivel sino por historia. Sin entrenador, llegó por primera vez a la Argentina, en donde, luego de su primer partido, terminó con suero. En una entrevista con un medio nacional, admitió que no fue por el cansancio, sino por comer mucha carne, algo a lo que él no está acostumbrado.

Ayer, un grupo de argentinos quiso despertar la simpatía del hindú para que se sienta más como en casa y asistieron a la platea de la cancha central con una bandera de India. «Me emocionó verla, la gente de Argentina es muy especial y se los agradezco. Es mi primera vez aquí», le dijo a éste medio tras su triunfo con el brasileño Thiago Monteiro.

Sobre su rival, Bagnis admitió: «No hace errores groseros ni disparos innecesarios, son de esos partido en que voy a tener que estar muy fino porque el no me va a regalar nada. Voy a ver por donde puedo hacer daño».